martes, 5 de enero de 2010

Los nadies

5 comentarios:

L.N.J. dijo...

Bueno, esto es así y no hay vuelta atrás; siempre me gusta más tener presente este mundo de " Los nadies ", que unas felices fiestas. Me lo enseñaron de pequeña y no sé cambiarlo.

Hace poco, vi en televisión un programa llamado " Crónicas", trataba de las personas marginadas por esta sociedad.

Bueno, no sé que más decirte, tengo un pequeño escrito " Mi pequeña criatura " que lo pondré en mi bloc. No es igual que las palabras que nos dice Eduardo Galeano, pero podría compartir los mismos sentimientos.

Besos.

L.N.J. dijo...

Rafael Alberti tiene un poema " El mal minuto ", que expresa la desolación que inunda su alma :

Cuando para mí eran los trigos viviendas de astros y de dioses
y la escarcha los lloros helados
de una gacela,
alguien me esyesó el pecho y la sombra,
traicionándome.

Ese minuto fue el de las balas perdidas,
el del secuestro, por el mar, de los hombres que quisieron ser pájaros,
el del telegrama a deshora y el hallazgo de sangre,
el de la muerte del agua que siempre miró al cielo.

Bueno, no escribo más.

Igual, no te interesa dijo...

Vi ese programa de Crónicas. Duro, muy duro.
Siempre me he preguntado si esos marginados tuvieron opciones y las desaprovecharon. De todas formas, sigue siendo un lastre social y una vergüenza el que unos vivan con el doble de lo que necesitan, mientras otros no disponen ni de la mitad de lo básico.

Trae tu pequeña criatura.

Neogeminis dijo...

Galeano tiene el efecto de tocar las fibras más hondas con las palabras más despojadas, más ajustadas. Dice tanto y nunca le sobra nada.
Gracias por traerlo con esta entrada con tanto compromiso.

un abrazo!

L.N.J. dijo...

Un amigo mio decía ,que la vida es perfecta pero injusta. A veces, el ser humano sigue un camino totalmente equivocado, bien porque así lo elige aunque sepa que puede cambiar; o porque no sabe hacerlo de otra manera.
No sé, ¿ pero viste el arrepentimiento y la fatalidad del final de sus vidas ?; a mi se me encogía el corazón de sentir cuando decían ,que ya no les quedaba nada; otros que habían desaprovechado su vida... , y muy pocos con ganas de vivir.

Pero encanto, la vida es así; no todo el mundo triunfa en la vida diaria, porque lo cotidiano a veces es un sacrificio para aquellas personas que les tocó vivir violaciones, malos tratos o negligencias desde pequeños.

En fin, el que unos tengan más que otros, la balanza de la política y economía tienen mucho que ver. Sobre todo en el vídeo que has puesto, y sobre todo, la calidez humana. Porque hace mucha falta.
Ah! y las guerras.


Una cosa en empatizar con ellos y otra como decía el que llevaba el lugar ( Can Gaza ), haber pasado y superado lo mismo que ellos. Por eso estaba allí, para ayudarles.

Un beso grande.